¿Y si las trabajadoras del hogar fuesen celebrities?

30 de marzo de 2021

El 30 de marzo es el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar y eso significa que es un día para celebrar, aunque también haya algunas cosas que reivindicar. Pero, de momento, vamos a comenzar felicitando a las protagonistas del día.
¡Feliz Día Internacional de las Trabajadoras (y trabajadores) del Hogar!

Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar

Muchos seguro que todavía no lo sabíais, pero esta fecha fue proclamada por la ONU, por medio de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), en el año 2011, mediante el primer documento que regulaba la actividad económica de las trabajadoras del hogar. Que se hiciese en pleno siglo XXI no deja de sorprender, teniendo en cuenta que el servicio doméstico es casi la más básica de nuestras actividades y existe desde el inicio de los tiempos. 

Un resumen breve de la larga historia del servicio doméstico. 

El trabajo en el hogar comenzó como una servidumbre, y se hacía a cambio de manutención, es decir, techo, ropa o alimentos. Acerca del servicio doméstico encontramos ya registros en Egipto, Grecia y Roma.

 Los primeros datos de actividad remunerada los encontramos en los ss. XV y XVI. Entonces, jóvenes que provenían generalmente del campo entraban a trabajar como empleadas de hogar hasta conseguir una dote suficiente que les permitiese casarse. El primer registro de empleadas domésticas nace precisamente en el s. XVI, para evitar los abusos en el entorno laboral.  Era también habitual que el servicio doméstico funcionase por un sistema de aprendices que generaba, a su vez, una jerarquía dentro de los empleados hogar. 

El éxodo que se produjo del campo a las ciudades a lo largo del s. XIX, supuso que un buen número de las personas que llegaban a las grandes urbes se empleasen en el servicio doméstico. La tendencia a disponer de empleadas del hogar se fue consolidando a lo largo del S.XX, ya fuese como empleadas de hogar internas o mediante la contratación de la limpieza de casa por horas

Actualmente, no es que los servicios de limpieza en casas particulares sean igual de importantes que en siglos pasados. Hoy, lo son mucho más. Los modelos productivos del s. XXI, las distintas configuraciones de los hogares y, por qué no decirlo, la llegada de la COVID-19 a nuestras vidas han hecho que, por una parte, necesitemos más que nunca optimizar nuestro tiempo y, por otra, precisemos de servicios profesionales eficientes y de absoluta confianza. 

Actualmente, el servicio doméstico ha pasado a considerarse una profesión como tal, siendo muy diversas las circunstancias por las que se utilizan los servicios de empleadas de hogar.

Y entonces, llegó Marie Kondo a nuestras casas. 

Vale, nos vais a decir que Marie Kondo no se dedica precisamente a la limpieza de casas particulares y seguro que no os la imagináis como empleada de hogar por horas. Pero no nos negaréis que fue una revolución en algo cotidiano que a todos nos parecía muy sencillo: ordenar nuestros espacios. Sí, algo que parecía que podría hacer cualquiera. De hecho, es algo que hacemos todos cada día.  

Entonces, ¿por qué ella es toda una celebridad y la mayoría de nosotros solo apilamos camisetas en las baldas del armario hasta que se desmorona la montonera?

La clave de todo servicio doméstico está en el método

En realidad, nada es tan sencillo como parece. Hasta las cosas más insignificantes funcionan mejor con un plan y, sobre todo, con personas que lo diseñen y sean capaces de ponerlo en marcha.  

Por supuesto, en Clean & Home tenemos el nuestro, un sistema basado en la eficiencia, y en la experiencia y formación continua de las personas que trabajan con nosotros como asistentas del hogar. Nuestro equipo es, además, capaz de adaptar este sistema profesional a las necesidades de cada cliente, personalizando así el servicio. Además, la baja rotación de las plantillas, contando con un equipo consolidado dentro de la empresa, favorece la calidad de nuestros servicios. 

Contratar empleadas de hogar hoy es más fácil que nunca. 

Seguramente gracias a eventos como la celebración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, el servicio doméstico tiende cada vez más a la profesionalización. También a la incorporación, cada vez mayor, de los hombres a este sector, y la tendencia en este sentido debería ser que los estereotipos de género se fuesen diluyendo.  El fin de días como este debería ser el de erradicar el mercado del trabajo informal en el sector y conseguir su equiparación profesional con el resto de personas trabajadoras por cuenta ajena. 

Desde el año 2.012, los empleadores que contraten a un empleado doméstico deben estar dados de alta como tal en la Seguridad Social y cotizar. Muchas veces, la reticencia a la hora de enfrentarse a engorrosos trámites burocráticos para contratar un servicio doméstico por horas, nos hacen aplazar esta decisión. Son muchas las dudas y, sobre todo, las inseguridades que nos surgen cuando tenemos que enfrentar el problema de nuestra propia falta de tiempo, con esas tareas dentro del hogar que no podemos dejar de realizar. 

También en la contratación de servicio doméstico por horas nos surge la incertidumbre de la rotación del personal y ese, generalmente, es un problema de confianza muy importante. 

La contratación de los servicios de trabajadoras del hogar a través de una empresa permite disponer de limpiadoras domésticas que realicen, por ejemplo, limpieza por horas o incluso organizar un servicio de empleadas domésticas por días. Si añadimos, además que el equipo de Clean & Home es estable y de confianza, y que vamos a contar con las mismas limpiadoras domésticas siempre que las necesitemos, sabemos que podemos hallar una solución fácil y rápida a cualquier necesidad puntal o periódica que surja en nuestro hogar. Son muchas las ventajas que aporta una empresa de limpieza.

Con frecuencia, como es normal, nos preguntáis cuál es el precio por hora de una empleada doméstica, pero lo que debemos tener claro, antes de enfrentarnos a esta duda, es el valor que una asistenta de hogar aporta.  

Los servicios de las empleadas domésticas suponen, hoy en día, una contribución importantísima al funcionamiento de nuestros hogares, de las empresas y de la sociedad en general, de ahí que debamos celebrar, pero también revindicar el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar. 

Tal vez todavía no hayan alcanzado la popularidad de Marie Kondo, pero pensad seriamente en quién os facilita más la vida. 

¡Feliz día a todos!